El trabajo duro tiene su premio

El hallazgo reciente en Gran Canaria de uno de los tubos volcánicos más antiguos del mundo tal vez no haya sido sólo fruto del azar.

La gestión realizada desde la Consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria en los últimos tiempos es sorprendente. Desde un punto de vista estrictamente objetivo, incluso para los que quisieran ser más críticos, hay que reconocer un trabajo extraordinario y muy proactivo. Y nos aventuramos a afirmar que esta Consejería, en este momento actual, aunque las comparaciones siempre puedan parecer odiosas, es muchísimo más eficiente que muchas Consejerías de esta área del pasado. Y de hecho puede incluso argumentarse si miramos un poco más allá y ampliamos el horizonte, que nos cuesta encontrar en Canarias una administración, -ya sea de ámbito regional, insular o municipal- con un tan alto grado de eficiencia ¿Exagerado?

Vamos por partes. Desde la llegada de María del Mar Arévalo y su equipo a esta Consejería de Medio Ambiente y Emergencias su actividad ha sido muy fuerte. Sintéticamente, destacamos los hitos más importantes:

-Reserva de la Biosfera de Gran Canaria. La Unesco le otorgó a una extensa área de la isla, nada menos que casi la mitad, la declaración de Reserva de la Biosfera. Pero era un órgano inerte, con poca vida. Ahora la Reserva cuenta con una articulación apropiada, con una planificación de trabajo, creándose los órganos adecuados para su correcta gestión: Consejo Rector, Consejo Científico y Consejo de Participación, quienes celebran reuniones periódicas. Así se coordina en la actualidad este importante ente, clave para salvaguardar no sólo el medioambiente de la isla, sino también su patrimonio, tradiciones y cultura.

-Acciones educativas y de concienciación. Fomentar hábitos adecuados entre los más pequeños, es de sobra conocido, es la senda adecuada hacia un futuro mejor. El trabajo en este sentido ha sido constante, con iniciativas destacadas como el desarrollo en Gran Canaria de la campaña Plant for The Planet, el proyecto Eco Barrios, el fomento del cuento como forma de educar a los pequeños, (El Caballero Reciclador y las Arcas Mágicas), la campaña de concienciación ciudadana, Gran Canaria Recicla- Los contenedores nos hablan, etc…

-Reconocimiento europeo. El que la Comisión Europea aprobara en verano pasado la financiación de dos proyectos presentados por esta Consejería, a través de su programa LIFE constituye sin duda todo un éxito. Pues hablamos de una convocatoria donde se presentaron más de 1.000 proyectos, y Gran Canaria fue seleccionada con dos: LIFE+ GUGUY y LIFE+ RABICHE. Y esto significaba a su vez el diez por ciento de los fondos LIFE para toda España.

Además hay muchos otros proyectos donde se cuenta con la participación europea: como Enclaves, (donde se trabaja con representantes del Institute Agrónomique et Vétérinaire Hassan II y de la Université Ibn Zohr de Agadir) o Proyecto Life+ Inagua, diseñado para contrarrestar los daños del gran incendio del 2007, etc… Desde Bruselas no ha pasado desapercibido el buen trabajo realizado desde la isla.

-Residuos. Un tema tan complejo en Gran Canaria como era el de los residuos, a los que otras corporaciones pasadas habían hecho prácticamente la vista gorda, fue acometido de frente por esta Consejería. Era una asignatura pendiente. Y de las gordas. Asumiendo una problemática compleja del pasado, de varias décadas atrás incluso, -como es la ubicación del Vertedero del Salto del Negro o una política de residuos heredada con decisiones no siempre acertadas-, esta corporación cogió el toro por los cuernos, una postura valiente que tuvo sus frutos: la colocación de la primera piedra de las nuevas instalaciones del Salto del Negro, pasando de Vertedero a la creación de una instalación moderna y eficiente en el tratamiento de residuos.

-Modernización de Servicios de Emergencias. Además de la gestión del Medio Ambiente, las Emergencias, incluyendo los incendios, son competencia también de esta Consejería. La apuesta por la modernización de su gestión y el incremento de medios ha sido una constante, trabajando la prevención principalmente. Las recientes jornadas celebradas, con técnicos regionales, nacionales e internacionales han sido toda una demostración de esta eficiencia.

-Intervenciones directas en el medio ambiente. En este sentido la Consejería ha demostrado la misma tendencia que en los otros capítulos mencionados: trabajo duro, coordinación y eficacia. Algunos ejemplo son: Campaña de protección de palmeras,- con los 21 ayuntamientos de la isla-; Campos de trabajo para jóvenes; Nueva señalética en las Dunas de Maspalomas; Repoblación en el Parque Natural de Tamadaba; Conservación del Barranco de los Cernícalos, Repoblación de ocho hectáreas en Firgas con 6.000 ejemplares de árboles, etc..

-Gestión del territorio. La información es básica para trabajar adecuadamente sobre zonas concretas de la isla. La relación con las empresas públicas GRAFCAN y APMUN , Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural, ha mejorado los servicios que prestan estos organismos a las administraciones canarias en materia de información territorial.

-Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo. La continuidad en el apoyo al desarrollo de este centro que (entre otras dimensiones de actuación) aplica el conocimiento científico a la resolución de problemas de nuestra flora, ha permitido que se consolide como el jardín botánico más importante de la Macaronesia. Con un prestigioso nivel científico e investigador, reconocido nacional e internacionalmente. El Jardín lidera la Cátedra Unesco para la Conservación de la Biodiversidad Vegetal en la Región de la Macaronesia y el Oeste de África, y es actualmente Unidad Asociada al Consejo Superior de Investigaciones Científicas, por citar solo dos ejemplos que ponen de manifiesto la calidad de las contribuciones  de este centro.

-Cuidado y protección de fauna y especies amenazadas, y prevención de invasoras. Gracias al trabajo del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre, también hay espacio en la Consejería para campañas como la del rescate de pardelas, recuperación de más de 2.500 lagartos gigantes (Gallotia stehlini); cría y de las primeras palomas rabiches (Columba junoniae) liberadas en Gran Canaria; nacimiento del primer guirre en cautividad en la isla; recuperación del pinzón azul (implementando tecnología de vanguardia con un microsistema de radiofrecuencia) etc… En el control de especies invasoras destaca las acciones recientes para erradicar la Lampropeltis getula californiae.

Por ello, por esta síntesis detallada, el descubrimiento del tubo volcánico en la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, del que hablábamos al principio del artículo tal vez no sea sólo fruto del azar o la suerte. Tal vez la naturaleza, sabia y veterana, realiza un gesto de agradecimiento, mostrando un tesoro escondido en sus entrañas como forma de demostrar su gratitud ante quien lucha por conservarla.

 

(*) Luis Azcona, periodista

Opina

*