Gran Canaria se lanza a recuperar la observación del cielo

Gran Canaria se ha lanzado a la conquista de su espectacular celaje nocturno y a la lucha contra la contaminación lumínica para recuperar el derecho a observar las estrellas, para lo que ha emprendido diversas acciones encaminadas a armar la candidatura que presentará ante la UNESCO en seis meses para su declaración como Destino Turístico Starlight.

Además de un estudio sobre la calidad de su cielo y el inventario de sus recursos astronómicos, el Cabildo de Gran Canaria convocó recientemente para avanzar en este camino a alcaldes, empresas, organizaciones turísticas, representantes de distintas áreas insulares, del Gobierno canario y de los Cabildos de La Palma y Tenerife, así como a los principales expertos de las islas.

Se trata de recuperar el cielo que observaban los aborígenes canarios, que crearon marcadores astronómicos únicos en el mundo, diversificar la oferta y abrir nuevas ventanas al conocimiento, apuntó el presidente insular, Antonio Morales, en la inauguración del encuentro organizado por el Patronato de Turismo.

No en vano, Canarias es de los pocos lugares del mundo, junto a Hawai, Nueva Zelanda y Chile, considerado por la UNESCO como una “ventana al cielo” por la calidad y nitidez para la contemplación de las estrellas, una contemplación que está en riesgo en el planeta, apuntó Cipriano Marín, consultor de Naciones Unidas y coordinador de la iniciativa.

Las imágenes del planeta iluminado tomadas desde el espacio “son bellas pero inútiles”, exclamó el experto, quien pronosticó la desaparición de refranes y canciones que hagan referencia a las estrellas, de hecho ni Van Gogh habría podido crear sus obras en la situación actual, en la que el firmamento ha desaparecido del imaginario de muchas personas.

Otro de los motivos para emprender esta lucha, apuntó Morales, es el ahorro energético, ya que el planeta gasta en torno a 1.000 millones de euros al año en alumbrado público, según los expertos, todo un derroche de energía lanzada al universo, nada menos que el 15 por ciento del gasto de electricidad del mundo.

Además, la astronomía, que cada vez cuenta con menos espacios de trabajo en el globo por culpa de la contaminación lumínica, es una disciplina que repercute en el día a día mucho más de lo que la población piensa, tanto que las mismas vitrocerámicas tuvieron su origen en los avances para investigar las estrellas, de modo que defender estas investigaciones también son una buena razón para defender la visión del cielo.

Se trata en definitiva, subrayó Morales, de un apasionante reto no exento de la necesidad de adquirir compromisos también desde las administraciones locales, que no han dudado en apoyar esta iniciativa desde los plenos municipales y que, con posterioridad, se traducirá en la ejecución y seguimiento de medidas de diversa índole.

Para todo ello, Gran Canaria cuenta con los mejores antecedentes en el archipiélago, ya que las principales iniciativas para reconocer el derecho a observar las estrellas han nacido en Canarias, donde La Palma es Destino Startlight desde hace ya una década, y tras ella se sumó Tenerife, mientras en Fuerteventura nació el concepto de Reserva Starlight.

El objetivo es darle la vuelta a la situación actual, que aboca al “fin de las noches”, resaltó el coordinador del expediente, quien enumeró hasta una decena de razones para defender los cielos de Gran Canaria.

Por todo ello, esta defensa se ha convertido en un eje de actuación básico para el Cabildo, apuntó Morales, quien agregó que la Institución ha dado pasos de gigante en la última etapa, como la candidatura española de los Espacios Sagrados de Montaña de Gran Canaria, junto a los celajes, a Patrimonio Mundial,

Y es que en Gran Canaria la nitidez de sus cielos se combina con recursos naturales excepcionales y formaciones geológicas imponentes, lo que refuerza sus cualidades para el desarrollo de nuevas formas del turismo del conocimiento, todo ello teniendo como principal beneficiarias a las comunidades locales. “Estamos ante el desafío de conservar el cielo de los antiguos canarios y ante el apasionante reto de abrir nuevas e imaginativas vías de desarrollo local basadas en el turismo sostenible”, concluyó el presidente.

Opina

*