Más conocimiento y concienciación en las jornadas de puertas abiertas del Jardín Canario

El Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo-UA CISC, entidad dependiente de la consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, ha celebrado este martes la tercera jornada de puertas abiertas en el centro, por el que ya han pasado más de un centenar de jóvenes durante el mes de noviembre con motivo de las Semanas de la Ciencia.

El Jardín botánico encara con esta actividad la recta final de las Semanas de la Ciencia, en las que han visitado varios centros educativos de toda la isla y acompañado a cerca de un centenar de alumnos en una ruta por las entrañas de la entidad.

El IES Santa Brígida, con más de una veintena de alumnos por curso, han recorrido los departamentos del botánico en donde los responsables de área les han hecho ponerse en su piel por un día, compartiendo con los estudiantes sus técnicas de trabajo.

Así lo ha hecho Águedo Marrero en el departamento de sistemática vegetal y herbario, Inmaculada Guillermes en el banco de datos y especies amenazadas, Ruth Jaén en el área de biodiversidad molecular y ADN, Rosa Febles en el laboratorio de biodiversidad micro-morfológico-reproductiva y Alicia Roca en el banco de semillas.

Durante el recorrido, los alumnos pudieron experimentar con las herramientas que usan los profesionales del Jardín Canario en sus campos de estudio, que acercaron a los jóvenes mediante microcharlas de 15 minutos.

Mientras se desarrollaba la jornada de puertas abiertas en la zona alta del Jardín Canario, los más pequeños se adueñaban de la parte baja del espacio con motivo de “La semana de los más peques” que celebra el centro. A través del cancionero isleño, niños de 3 a 5 años se reunieron en las instalaciones para conocer la flora y fauna de la isla, acompañados de las mascotas y las canciones del espectáculo audiovisual.

Todas estas actividades se enmarcan en el proyecto conocido como El Jardín del Conocimiento, cuyo objetivo final es la educación ambiental y la concienciación sobre el incalculable valor de la biodiversidad.

 

 

Opina

*