El Jardín Canario cerró 2017 batiendo récord de visitantes con más de 150.000 personas

El Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo-Unidad Asociada al CSIC de la Consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria desarrolló en 2017 una intensa agenda de trabajo en todas las áreas de actuación del centro, que se materializó en un nuevo récord de visitantes con 151.700 personas registradas en sus instalaciones.

A lo largo del año, la entidad llevó a cabo numerosas acciones de mejora de sus servicios actuales e implementación de otros nuevos, entre las que destacan el proyecto multidisciplinar en comunicación, actuaciones del Jardín del Conocimiento, y una mayor presencia internacional del centro.

Además, a raíz del incendio de finales del mes de septiembre en la cumbre de Gran Canaria se puso una vez más de manifiesto la importancia del Banco del Semillas, clave para asegurar la conservación de las especies en este tipo de tragedias.

El número de total de visitas registradas en los últimos 12 meses entre turistas, población local y visitas escolares, ha servido para seguir consolidando al Jardín como, atractivo para visitantes y en general un área de recreo y disfrute de la naturaleza, gestionado con los criterios científicos y técnicos más actualizados.

Una agenda con medio centenar de acciones
Entre tantas actuaciones importantes resulta difícil destacar las que son más relevantes, pero algunas de ellas se detallan a continuación.

El programa de divulgación científica y educación ambiental arrancó en enero con la presentación simultánea del nuevo libro sobre el Jardín y de la primera entrega de la serie de cómics titulada “El Jardín del conocimiento”, que bajo el título “la fuente de los sabios” narra los orígenes del Jardín, y la importancia de sus departamentos de investigación, conservación, mantenimiento y cultivo de la flora endémica canaria y de los archipiélagos vecinos de la Macaronesia. Ambos son parte de los nuevos soportes y canales de divulgación que el Jardín está poniendo a punto desde mediados de 2014.

El mismo mes de enero empezaron también los trabajos científicos y técnicos relacionados con el proyecto Europeo MACFLOR, financiado por el Programa INTERREG-V-MAC 2014-2020 y liderado por el departamento de Biología Reproductiva y Micromorfología y el Banco de semillas. Este proyecto está destinado a generar un Atlas de Biología Reproductiva de la Flora Macaronésica con aplicaciones para la conservación.

En febrero el director del centro, Dr. Juli Caujapé, viajó hasta Seúl y la isla de Jeju en Corea del Sur para impartir una serie de conferencias científicas junto a otros destacados especialistas mundiales en floras insulares.
En marzo tuvo lugar el lanzamiento de Arbolapp-Canarias, una app gratuita que el personal del Jardín puso a punto en colaboración con el área de cultura científica del CSIC para identificar más de 90 especies de árboles silvestres de las islas en su entorno natural, con datos y curiosidades que enriquecen la búsqueda y que ya supera las 11.000 descargas.

En el mes de mayo el salto a internet y la apuesta por la ludificación del conocimiento sobre la florase convertían en aún más firmes con la presentación del juego de ordenador “Jardín Canario”, una experiencia virtual desarrollada con el departamento de computación científica y tecnológica del ITC que replica fielmente el escenario del Jardín con un paseo por las zonas visitables del centro y algunos de los departamentos científico-técnicos a través de misiones y objetivos, siempre vinculados con el conocimiento y la conservación de la flora.

También en mayo, la prestigiosa revista científica Perspectives in Plant Ecology, Evolution and Systematics, publicó el trabajo de varios investigadores del Jardin y colaboradores externos; una nueva teoría explicativa del pasado evolutivo de la flora endémica canaria y su diversidad actual con más de 600 endemismos, según la cual los procesos geológicos salvajes y cambiantes durante millones de años han determinado cambios en la diversidad genética de la flora canaria, acompasados con la generación de nuevas radiaciones de especies, la hibridación natural o la extinción.

El análisis del origen y transformación de la flora también fue uno de los temas centrales del Jardín Canario en la Séptima Edición de la Semana de la Diversidad Biológica, que cerró el mes de mayo y sirvió de pistoletazo de salida a junio, con el tradicional homenaje anual al fundador del centro, Enrique Sventenius, referente mundial de conservación, educación ambiental e investigación.

Durante el mes de julio, fue muy destacada la participación del personal en el 8º Congreso de la Sociedad Española de Biología de la Conservación de Plantas (SEBiCoP), celebrado en la Universidad Politécnica de Madrid, y que ayudó a mantener el gran nivel de los centros Canarios en el mapa de la biología nacional, con varias conferencias a cargo de los profesionales del Jardín, pero también de biólogos y técnicos del Cabildo, investigadores del Real Jardín Botánico, de las dos universidades de Canarias y de otros centros del archipiélago.

También en julio el Jardín participó en la Reunión del Consejo Rector de la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, donde los técnicos responsables explicaron los proyectos acometidos en la última anualidad y se debatieron las propuestas de futuro.


Cierre de año y Semanas de la Ciencia
En verano el Jardín siguió recibiendo a miles de turistas y residentes, consolidando su papel dentro de las rutas de senderismo de la ciudad con sus 27 hectáreas de pulmón verde en la capital y superando la cifra habitual de visitantes por primera vez.En septiembre la entidad participó en el “Encuentro de Veneguera”, organizado por el Ayuntamiento de Mogán, y durante el mes de octubre prestó todo su conocimiento y ayuda en el incendio forestal de Gran Canaria, en que se puso de relieve la importancia del banco de semillas en la regeneración de la vegetación natural y las redes que contribuyen al sostenimiento del pinar.

Como cada año desde 2014, la actividad en las instalaciones se volvió frenética en noviembre con las Semanas de la Ciencia en las que “el Jardín salió del Jardín” con conferencias, actos científicos en varios puntos de la geografía insular y con la exposición itinerante “Paseando al Jardín” en el Museo Elder, enmarcada dentro del festival internacional del Womad. Además, se realizaron jornadas de puertas abiertas todos los martes del mes, y se organizó “la semana de los peques” a través de la colaboración de la Consejería de Medio Ambiente y Emergencias y la Consejería de Recursos Humanos, Organización, Educación y Juventud.

Con motivo del Día del Árbol, de la mano de la consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, miles de personas repoblaron zonas de cumbre de la isla con especies autóctonas, y el Jardín participó a través de una caseta donde se expusieron y repartieron algunos de sus trabajos más recientes al numeroso público interesado.

En noviembre tuvo lugar la participación del Jardín, -a través de Juan Manuel López, Adjunto a la Dirección-, en las II Jornadas sobre Científicos y Tecnólogos Canario celebrada en La Laguna.

Ya en los últimos días del año el Jardín participó con una conferencia de su director en el Primer Encuentro de Jardines Botánicos de Canarias, organizado por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, que reunió a los representantes de cinco entidades de las islas, además de varios miembros del Fairchild Tropical Botanic Garden de Miami.

El calendario de acciones de 2017 es el fruto de un ritmo de trabajo basado en la vocación de servicio público para la conservación de la flora y la biodiversidad. El año 2018 empieza también con mucho dinamismo, con importantes novedades relacionadas con la renovación de las infraestructuras de uso público (por ejemplo, la licitación de la construcción de un nuevo aparcamiento en la parte baja a cargo de la Consejería de Obras Públicas), la mejora de los servicios al visitante, la investigación, y el modelo de gestión.

Opina

*