“Sin la biodiversidad vegetal estaríamos sucios, desnudos, desnutridos, enfermos y tristes”

El director del Jardín Botánico Canario “Viera y Clavijo”, Unidad Asociada al CSIC de la consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, Juli Caujapé, ha ofrecido en la sede de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria la conferencia “Volcanes, plantas, genes y hervíboros : la diversidad de la flora canaria desde el Mioceno al Antropoceno”, en la que ha expuesto la importancia de la biodiversidad vegetal, “sin la que no estaríamos aquí ni existiría la vida cómo la conocemos” ya que “estaríamos sucios, desnudos, desnutridos, enfermos y tristes”.

Para llegar a esta conclusión, Caujapé ha hecho un recorrido por la historia de las islas Canarias desde hace millones de años “en donde los seres humanos somos recién llegados” ya que “la vida vegetal existe miles de millones de años antes de la llegada del Homo sapiens”.

Sin embargo, ha expuesto, “en apenas unos siglos el hombre ha tenido un impacto mucho más grande que el meteorito que extinguió a los dinosaurios”, en buena medida “debido al aumento del volumen de población en un periodo muy corto de tiempo”.

Tal y como ha advertido el director del centro, “este es uno de los principales riesgos a los que se enfrenta la biodiversidad vegetal de las islas”, genéticamente muy rica “al tener un elevadísimo número de especies en relación al espacio ocupado, muy superior a los que presentan superficies mucho más amplias”.

Esta riqueza genética vegetal, ha explicado, “se debe a varios factores que se dieron en las islas, como que el archipiélago lo formen islas de edades muy diferentes, así como la existencia de islas hoy sumergidas en el océano atlántico” que estuvieron emergidas en épocas pretéritas y pudieron ser “puntos de paso de la biodiversidad antes de asentarse en Canarias” y que junto a su cercanía a África crearon un entorno diferente al del continente.

Otro de los factores fue la relativa “estabilidad climática del archipiélago” que mientras en el las zonas continentales “se vivían periodos de glaciación permitió la pervivencia de las especies en Canarias”, ha detallado, “esto, unido a otros elementos como el azar o la suerte de colonización ha conllevado que en Canarias existan 23 géneros endémicos con 42 especies aceptadas”.

Dentro de esta gama de taxones, Canarias cuenta con 610 especies endémicas reconocidas, en un 72% de carácter leñoso. Sin embargo, lo que representa un factor serio de amenaza es que “más del 70% de las especies son exclusivas de una sola isla” lo que eleva el peligro de extinción, tal y como ha destacado Caujapé.

La evolución de la biodiversidad vegetal en Canarias “ha pasado por diferentes ciclos de crecimiento, caída y erosión, entre otros”, en un sistema “en el que la evolución ha ido paralela a una gran actividad geológica y vulcanológica en el archipiélago” que cuenta con “un entramado muy complejo de interacciones entre las especies en diferentes tiempos geológicos”.

La importancia de preservar este patrimonio, ha indicado el director del Jardín Canario, “va más allá de la belleza y riqueza misma de las plantas, ya que depuran más del 50% de las emisiones de CO2, colaboran en la estabilización del suelo, en la calidad del agua y son la base absoluta de la vida en todos los ecosistemas”, ya que “sin plantas o algas no existiría la vida que conocemos actualmente en el planeta”.

Gracias a la investigación sobre biodiversidad “podemos inspirarnos para solucionar problemas de ahora y del futuro, o encontrar fuentes de productos que no se pueden sintetizar en un laboratorio”, ha insistido, “hablamos de alimentos, tejidos, cosméticos, material de construcción, tratamiento de residuos, medicamentos, atractivos turísticos, etcétera”.

“El buen estado de la biodiversidad es fundamental para sustentar también la economía del archipiélago”, ha destacado, “sin la biodiversidad vegetal y las interacciones que la mantiene estaríamos sucios, desnudos, desnutridos, enfermos y tristes”.

Es por esto que el investigador ha subrayado la importancia de la conservación, “no hay expertos en esta área, la conservación depende de todos”, ya que aunque “haya mensajes y personas especializadas en diferentes áreas de conocimiento, lo realmente fundamental es que todos seamos conscientes del patrimonio natural que tenemos, que es irremplazable”, y que debemos proteger colectivamente “por nuestro bienestar, el de Canarias e incluso el de la mayor industria económica de Canarias que es el turismo”.

 

 

 

Opina

*