El arte le da la mano a la naturaleza a través del trazo de dos ilustradoras canarias

El Jardín Botánico Canario “Viera y Clavijo”, Unidad Asociada al CSIC de la consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, ha puesto bajo los pinceles y los lápices de dos ilustradoras grancanarias el arte natural de la biodiversidad de la isla, representada en las 27 hectáreas verdes del centro.

Mercedes Castellano y Mara Ramírez serán las encargadas de darles vida a la flora y fauna que habita en la isla de Gran Canaria, así como de todo el entramado de interacciones entre las especies autóctonas de flora y fauna que hace que la comunidad autónoma sea un punto caliente de biodiversidad en el mundo.

Con más de una veintena de proyectos por delante, el Jardín Canario ha apostado por el talento de ambas profesionales para reflejar los detalles del ecosistema grancanario, con una veintena de endemismos que serán retratados por Castellano en los próximos meses, y el amplio abanico de aves que hacen posible las polinizaciones en Gran Canaria, de la mano de Ramírez.

Mercedes Castellano es artista plástica con más de una decena de cursos en su currículo, en constante formación, actualmente cursa el grado de Diseño y Creaciones Digitales en la Universidad Oberta de Cataluña y la diplomatura en Ilustración Botánica de la Society of Botanical Artist. Su relación con el arte se ha convertido en una relación de vida, que ahora está volcada en la naturaleza y la botánica, en la que encuentra su felicidad, su ambición profesional y su inspiración.

Por su parte, Mara Ramírez, lleva unida a sus lápices toda la vida, así como a la naturaleza isleña, con encargos artísticos desde los 14 años hasta ahora, cuando se ha entregado a la ilustración a tiempo completo. Sin embargo, Mara no solo pinta como fórmula de compartir su arte, sino como una manera de fortalecer la educación y divulgación ambiental que ejerce, como asistente de campo, ponente en centros escolares y formadora en eco-turismo.

La pasión como motor del trabajo

“Detrás de las ilustraciones hay un trabajo muy detallado y exigente, que me apasiona”, ha expresado Castellano, y es que lo más importante para la ilustradora “es aportar mi granito de arena al conocimiento, respeto y cuidado de la flora canaria”, ya que según asegura “mis dibujos creo que ayudan a que la gente se fije más en la riqueza que ofrece la naturaleza”, en su entorno, ha asegurado, “ya muchos se han contagiado de mi pasión”.

La misma idea comparte su compañera de profesión, Mara Arbelo, que considera que “a través de la ilustración es fácil llegar a las personas, invitarlas a que atiendan a todos los detalles”, porque “debemos hacer consientes a pequeños y mayores de que la estructura que mantiene viva la naturaleza es muy frágil y cualquier elemento externo puede provocar desequilibrio” y de esa manera “poner en peligro especies que a veces se reducen a unos pocos ejemplares concretos en un barranco, y es que no hay más en todo el mundo”, ha recalcado, “es muy importante protegerlos”.

Trabajar en este lienzo natural ha permitido al Jardín Canario ofrecer una nueva mirada sobre las especies habitantes de la entidad, un proyecto del que Arbelo ha destacado “la oportunidad de estudiar, trabajar e investigar en profundidad sobre la biodiversidad de la isla”, algo en lo que “siempre estas aprendiendo, ya que desde pequeña me ha atraído el campo y soy muy curiosa, nunca dejo de leer”.

Castellano ha encontrado en la ilustración botánica “la horma de mi zapato”, que aunque lleva ocupando su vida apenas año y medio “me apasiona y me permite trabajar en algo que me encanta” y que “me hace muy feliz”.

En su trabajo, al que puede dedicar de una semana a un mes según el dibujo en concreto, “todo el rato me sorprendo, para poder copiar la realidad hay que saber muchísimo, me queda tanto por aprender que es un reto que me encanta”.

La biodiversidad, un tesoro a retratar

Para Castellano, la naturaleza canaria es el mejor lienzo, “tenemos en las islas un tesoro increíble” y pintarlas “es un lujo, porque la naturaleza es la que manda, la que decide los tiempos y soy yo la que me adapto a ella”, ha explicado, “los modelos que retrato están vivos y me gusta esa sensación”.

Por su parte, Mara tiene prevista la realización de 24 trabajos sobre aves. “Me encanta observar a las aves en su hábitat, en libertad” porque ella no solo dibuja lo que son las características “sino que prefiero observar su comportamiento, cómo viven, cómo interactúan con el entorno”, de manera que “soy yo la que entra en su ecosistema para estudiarlas y retratarlas como son”.

Tal y como ha señalado la también educadora ambiental, “en Canarias tenemos más diversidad de especies por metro cuadrado que países enteros de Europa”, y eso es algo que “debemos trasmitir desde la educación, no tanto teórica sino más bien práctica, participando de la naturaleza ”.

El Jardín Canario ha impreso en gran formato dos de los primeros trabajos de las ilustradoras, como pistoletazo de salida a un amplio proyecto de documentación, rigurosa y científica con sello isleño.

Las obras de Ramírez y Castellano ya están a la vista del público en el ventanal del centro de exposiciones del centro, en donde las profesionales han puesto sus lápices y pinceles al servicio de la biodiversidad canaria con el retrato de una composición con el lagarto de Gran Canaria y un detallado ejemplar de bejeque como protagonistas .

 

Comentarios

  1. Julia del Carmen Gómez Velasques dice:

    Que maravilloso es sentir que aún hay personas con esa gran sensibilidad que todavía se toman muy en serio el cuidado de la naturaleza y hacer que otros lo piensen mejor….mis más grande felicitación a las dos artistas por tan hermosa labor.

Responder a Julia del Carmen Gómez Velasques Cancelar respuesta

*