“Yo estoy enamorado del Jardín al completo, para mí es único”

El responsable del departamento de Planta Viva del Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo- UA CSIC, de la consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, Julio Daniel Rodrigo, es el encargado de que todas las piezas que conforman el pulmón verde del Jardín encajen a la perfección, en un trabajo nada sencillo donde cada colección es cuidada como una pieza de museo.

Julio Rodrigo lleva en el centro más de 30 años, una vida dedicada a su cuidado desde diferentes áreas y departamentos, que ahora gestiona con la responsabilidad de Planta Viva, las colecciones de árboles, flores y arbustos que dan forma al Jardín.

En más de 27 hectáreas de naturaleza, hay áreas destinadas a palmerales, tabaibales y cardones, termófilos, laurisilva, pinar, vegetación rupícola, costera, plantas ornamentales de la macaronesia, así como áreas de flora internacional como el Jardín del Mundo, zonas entre las que Julio es incapaz de decidirse.

Para él, “el Jardín es peculiar y cambiante, se transforma según la época del año y eso lo hace especial”, ha declarado, confesándose “enamorado de Jardín al completo” ya que “es único”.

Tras entrar en el Jardín con una beca en 1981, el tinerfeño no ha querido separarse del centro “porque me gusta mucho mi trabajo”, ha explicado, “no es un Jardín al uso, en un llano, es un entorno natural que desde el fondo del barranco a la ladera es como estar en el campo”.

La principal tarea de Julio es la de gestionar diferentes tareas del Jardín, entre las que destaca el controlar que las áreas se ajusten a su entorno vegetal y que cada zona sigue un equilibrio entre especies, sostenible y auténtico.

“Hay diferentes zonas por tipos de vegetación”, lo que no siempre es sencillo de organizar “ya que hay que controlar que se adapten al entorno, que convivan de una forma natural y que no haya especies invasoras o foráneas que pongan en riesgo la flora canaria”.

Esa pelea es parte de trabajo diario de Julio, que se coordina junto a técnicos y el equipo de jardinería para luchar por un objetivo común “la conservación de la flora endémica del archipiélago y de la zona vegetal macaronésica a la que pertenece Canarias”.

Uno de los papeles fundamentales que juega el responsable de Planta Viva es “ordenar el Jardín”, ya que según explica “está sectorizado por áreas de vegetación natural por pisos, según altitud y orientación” lo que hace que sea fundamental que los aproximadamente 2.000 taxones que tiene el centro estén en su lugar adecuado y cumplan con su función de representar la naturaleza grancanaria.

Según asegura, “es un trabajo complicado” en el que va de la mano “de una veintena de compañeros para el seguimiento de las plantas, que se realiza gracias a la coordinación entre jardinería y varios departamentos del centro”.

Además, desde el área de Planta Viva se ha puesto en marcha un proyecto de divulgación a través de códigos QR, que identifican de forma accesible y digital a cada especie. “Hemos creado un sistema que identifica cada planta con un código que permite el acceso a la base de datos y a la web de Jardín para ampliar información de las plantas, no solo de dentro del centro sino también en jardines, hoteles, espacios públicos, etcétera”.

Esta tarea de educación ambiental y natural sigue la línea del Jardín Canario “de servir de base de conocimiento, con información sobre la taxonomía de la planta, su distribución geográfica, su estado de conservación, usos medicinales, diversidad genética, además de otras curiosidades”.

Julio Rodrigo ha dedicado su carrera profesional a la botánica, especializado en flora canaria. “Cuando paseas por el Jardín en noviembre, este es diferente que en verano” porque tal y como ha explicado “el jardín sigue una secuencia con una diversidad de colores que cambia según el momento del año”.

Cuidar el Jardín Canario ha sido una de las prioridades profesionales de Julio Daniel Rodrigo Pérez por más de tres décadas, “cuando florece, lo hace con fuerza, es imposible que me decida por una zona en concreto” ya que “cuando te gusta tanto como a mí este espacio, todas las especies son bonitas” por el “papel que desempeñan en hacer de este Jardín un lugar peculiar y único”.

 

Opina

*