El Gobierno de Canarias pone en marcha el nuevo portal web del Observatorio de la Energía

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Energía, ha puesto en marcha el nuevo portal web del Observatorio de la Energía de Canarias (OECan) con contenidos mejorados y actualizados, que presenta como novedad el desarrollo de una herramienta de libre acceso que permite la consulta de datos estadísticos de distintas variables del sistema energético relacionadas con la demanda energética, los combustibles, el sector eléctrico, las energías renovables y las emisiones. [Leer más...]

El Gobierno realizó más de mil inspecciones en el año 2020

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, a través de la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural (ACPMN), realizó 1.190 actuaciones de inspección medioambiental en el Archipiélago durante el pasado año 2020, en colaboración con los cabildos insulares consorciados.

Del total de inspecciones efectuadas por los agentes de la ACPMN junto a las corporaciones insulares, 655 se desarrollaron en la provincia de Santa Cruz de Tenerife y 535 se desplegaron en la provincia de Las Palmas. [Leer más...]

Proyectos estratégicos por 700 millones en eólica marina e innovación portuaria

La consejera de Economía, Conocimiento y Empleo del Gobierno de Canarias, Elena Máñez, destacó la economía azul como una de las apuestas para la diversificación productiva con mayor potencial del Archipiélago, en un encuentro celebrado en la sede de la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN) en el que se presentaron propuestas de Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) por valor de 700 millones de euros en energía eólica marina y actuaciones portuarias de carácter innovador. [Leer más...]

«La ciencia nos ayuda a entender las cosas mejor, porque lo que no se entiende no se valora»

Juli Caujapé, director del Jardín Botánico Canario «Viera y Clavijo»- Unidad Asociada al CSIC del Cabildo de Gran Canaria, cuenta a Green Tank las claves del intenso Mes de la Ciencia, con un amplio programa de actividades, que durante este mes de noviembre se desarrolla en la isla. [Leer más...]

El Herbario Musical invita a un viaje de amor y respeto por la naturaleza de Canarias

El Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo-UA CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria  ha sido durante varias jornadas el escenario principal del Herbario musical, un espectáculo infantil que a través de una decena de canciones y las mascotas del Cancionero Isleño trasmiten a los pequeños de la casa algunos mensajes clave para la conservación de la biodiversidad. [Leer más...]

El Plocan impulsa la I+D+I Marino-Marítima en el Espacio Macaronésico

Dentro del marco de las actividades del proyecto RIS3Net (Cooperación Interregional para el Crecimiento Inteligente de las Regiones MAC) se ha celebrado el segundo seminario sobre las estrategias de divulgación de la I+D+i en Funchal (Madeira), que se encuadra dentro de las actividades para caracterizar e impulsar la I+D+i Macaronésica, relacionada con la estrategia de crecimiento azul de la Comisión Europea.

La reunión ha servido como continuación del primer seminario celebrado en junio en el que se expusieron diversos casos de éxito por parte de las principales instituciones que conforman el proyecto. Durante este segundo encuentro se ha comenzado en trabajar en acciones de divulgación propuestas, como una web de difusión común para el espacio Macaronésico, un canal específico dentro de la plataforma Youtube y el proyecto piloto “EDUROVs en la Macaronesia”, que consiste en la expansión de la iniciativa educativa de Robótica Marina EDUROVs en las regiones de la Macaronesia. Durante las dos últimas semanas de octubre se procederá a realizar cursos de formación de formadores por parte de los monitores de PLOCAN en Madeira y Azores para afianzar la expansión de la iniciativa.

En este segundo seminario participaron de nuevo los responsables del área de divulgación de las principales instituciones que forman parte del consorcio del proyecto: la Agencia de Investigación, Innovación y Sociedad de la Información del Gobierno de Canarias (ACIISI), el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), la Agencia Regional para el Desarrollo de la Investigación, Tecnología e Innovación de Madeira (ARDITI), la Fundación Regional para la Ciencia y la Tecnología de Azores (FRCT) y la Plataforma Oceánica de Canarias(PLOCAN).

El proyecto RIS3_Net está cofinanciado al 85% con fondos comunitarios FEDER mediante la primera convocatoria del programa Interreg MAC 2014-2020 y su objetivo es la creación de una Plataforma Transregional para la especialización Inteligente del espacio MAC que aúne todos los recursos, acciones y herramientas disponibles, impulsando la valorización socioeconómica de la I+D+i.

La ULPGC organiza jornada sobre el cambio climático con islas europeas

La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) organiza este viernes su segundo Taller Grupos de Trabajo Locales, en el que tratará los efectos del cambio climático y sus impactos económicos en doce islas y archipiélagos europeos, informa la institución en un comunicado.

La cita está organizada por el grupo de investigadores de la ULPGC y coordinadores del proyecto Soclimipact y, durante e evento, que se desarrollará en el Centro Demostrador de las Tecnologías de la Información y la Comunicación para la Innovación Turística, empresas, profesionales, investigadores y expertos relacionadas con el sector debatirán sobre informaciones obtenidas en el proyecto

El encuentro persigue «generar herramientas con las que la ciudadanía y las instituciones públicas puedan trabajar en mitigar las posibles consecuencias que podría tener el cambio climático en los bienes ambientales, ecosistemas y en la naturaleza del planeta”, señala la nota.

En el proyecto Soclimpact, que comenzó en diciembre de 2017, participan 23 socios de Chipre, Malta, Cerdeña, Creta, Sicilia y Córcega, así como de Azores, Madeira, Indias Occidentales, islas Bálticas, Baleares y Canarias.

Los expertos del proyecto, según explica el comunicado, trabajan para «mejorar las estimaciones y los modelos de predicción del impacto socioeconómico del cambio climático», abordando esta amenaza «a escala insular y en torno a los sectores de la economía azul: el transporte marítimo, las energías renovables, la acuicultura y el turismo».

Durante esta jornada de trabajo el coordinador del proyecto y director del Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Económico Sostenible, Carmelo León, analizará la previsión de los impactos físico-ambientales y climatológicos hasta el año 2100, desvela este martes la ULPGC.

El segundo Taller de Grupos de Trabajo Locales se celebrará este viernes a las 08:30 horas en el Centro Demostrador de las Tecnologías de la Información y la Comunicación para la Innovación Turística de la capital grancanaria.

El ITC potencia la biotecnología azul y la economía circular

El Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) sigue apostando por la sostenibilidad en las Islas a través del proyecto BIOSOST, un espacio donde aglutinar todas aquellas iniciativas científico-tecnológicas, públicas y privadas, que fomenten el desarrollo de la biotecnología azul y la economía circular en el Archipiélago. Enmarcado en la Plataforma BIOASIS, estará ubicado en la parcela del ITC en la localidad de Pozo Izquierdo, en Santa Lucía de Tirajana, y aspira a acoger, en un contexto integrador, proyectos impulsados por universidades, grupos de investigación, centros de I+D+i, emprendedores y empresas.

Todo ello bajo la premisa de generar la mínima huella de carbono, aplicando la biotecnología, las energías renovables y la tecnología del agua para optimizar las capacidades de los cultivos animales y vegetales marinos, las infraestructuras y equipamientos de desarrollo tecnológico e industrial. Y con el objetivo de garantizar la especificidad de los servicios que exige el sector industrial de la biotecnología azul, asegurando el desarrollo de los trabajos científico-técnicos que solicitan las empresas de este sector.

En este sentido, BIOSOST, que cuenta con financiación del Cabildo de Gran Canaria, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Gobierno de Canarias y del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), ofrecerá importantes ventajas fiscales y logísticas a las iniciativas que aloje. Desde la disponibilidad de infraestructuras y equipamientos de última generación, mayor diligencia en la tramitación de licencias o líneas de asesoramiento profesional y servicios para las empresas y proyectos, hasta la cercanía al mar para la captación de agua mediante pozos playeros autorizados, poder disponer de agua desalada, pos-tratada y salmuera idónea para la actividad biotecnológica y contar con autorización de vertidos tierra-mar, entre otras. Además, las empresas participantes podrán derivar el ahorro de los costes económicos en logística a la inversión en investigación, desarrollo y experimentación de proyectos, alojándose en un área propicia para la creación de sinergias y colaboraciones científico-técnicas.

“En los últimos años hemos experimentado un aumento importante del número de empresas nacionales e internacionales que aplican la biotecnología azul en cultivos y producción de macro, microalgas y acuicultura animal en tierra para el desarrollo de sus modelos de negocio”, explica Eduardo Portillo, jefe del área de biotecnología del ITC, quien destacó el papel de BIOSOST como parte de la estrategia y del plan común de la Plataforma BIOASIS “para suplir la necesidad de disponer de una infraestructura donde desarrollar actividades de I+D+i, así como testear, escalar proyectos e investigar en sistemas de producción industrial vinculados a la biotecnología”. Además, subrayó Portillo, la experiencia del Instituto Tecnológico de Canarias en el binomio agua y energías renovables “garantiza la especificidad de los servicios que exige el sector industrial de la biotecnología azul”, asegurando así “el desarrollo de los trabajos científico-técnicos que solicitan las empresas de este sector industrial, de forma competitiva y sostenible”, concluyó.

Por su parte, Daniel Henríquez, jefe de sección de energías renovables del ITC, destaca que “el mayor avance innovador del proyecto BIOSOST es, sin duda, la incorporación de las energías renovables en los procesos industriales y tecnológicos de la biotecnología azul”. En este sentido, Henríquez indica que “los procesos necesarios para la captación, cultivo y procesado de microalgas precisan de energía para poder funcionar”. Actualmente, esta energía procede de la red eléctrica convencional de la isla de Gran Canaria, en un 92% de origen fósil con la consiguiente emisión a la atmósfera de 0,8 millones de toneladas de CO2 cada MWH de energía eléctrica generada. Sin embargo, prosiguió el jefe de sección, “con este proyecto incorporamos una microrred inteligente que posibilitará asegurar la máxima eficiencia energética en toda la actividad científico-tecnológica que se lleve a cabo”. Por lo que, concluyó Henríquez, “nuestro objetivo es que esta actuación, no solo suponga un reto innovador, sino también un ejemplo para otras instalaciones destinadas al proceso de microalgas y para cualquier proceso industrial que necesite mayor sostenibilidad ambiental y económica”.

Por su parte, el jefe de área de agua del ITC, Baltasar Peñate, se refiriere a la premisa de BIOSOST de basar todas las actuaciones y servicios en criterios de máxima sostenibilidad, economía circular y reducción de la huella de carbono, “dando especial interés a dar un servicio global e integrado por el trinomio de biotecnología, agua y energías renovables”. Asimismo, añadió, “la máxima eficiencia energética que perseguimos, pasa por la incorporación de sistemas de alta eficiencia hídrica destinados a la producción, distribución, bio-depuración y reutilización y vertido de todos los tipos de agua que se requieren” en los diferentes procesos de las empresas de cultivos marinos y en tierra, desde el acople de sistemas de bombeo, desalación e higienización sostenibles, hasta el sistema integral de reducción de vertidos salinos y de biorremediación, explica Peñate, quien justifica el desarrollo de BIOSOST en Pozo Izquierdo “precisamente por la cercanía al mar y las posibilidades que ofrece esta ubicación para las características de los diferentes proyectos”.

Y es que estos son los tres ejes básicos que sustentan BIOSOST, por un lado, aplicar la biotecnología para desarrollar actividades de I+D+i dirigidas al testeo, experimentación y extracción de rendimiento a los diferentes tipos de cultivo animal y vegetal marinos, susceptibles de producción industrial o bien para transferir la tecnología a las empresas interesadas en su explotación. Por otro, la aplicación de las energías renovables mediante sistemas de generación y producción energética industrial vinculada a la biotecnología azul, previa investigación y estudio de viabilidad técnica y económica de los modelos de explotación susceptibles de desarrollo. Y, por último, la aplicación de las tecnologías del agua, a partir de la instalación de innovadores sistemas de recolección, caracterización, laminación y con alta eficiencia para el tratamiento y filtración de los vertidos líquidos, que permitan maximizar la reutilización del agua y minimizar los contaminantes evacuados al mar, con el consiguiente beneficio medioambiental.

Asimismo, BIOSOST es un proyecto de presente, avalado por la exitosa trayectoria del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), donde ya están en funcionamiento buena parte de las infraestructuras planeadas y, además, la previsión es continuar con nuevas inversiones para la ampliación de los equipamientos y servicios. Estos equipamientos permitirán aprovechar al máximo las excelentes condiciones de radiación solar y viento que ofrece el entorno de Pozo Izquierdo para cultivos y acoplamiento y dotación de sistemas de energías renovables para autoconsumo inteligente. Con un modelo extrapolable no solo al conjunto de la isla de Gran Canaria, con efectos positivos en las empresas locales; sino también al ámbito regional e interregional, con la posibilidad de expandir el desarrollo tecnológico industrial a las ocho islas Canarias, la Macaronesia y África; e internacional, como punto de interés para centros de investigación y empresas de todo el planeta. Por lo que BIOSOST aspira convertirse en un área de investigación de referencia en el Archipiélago y en el Atlántico Medio.

El Ecoparque Norte se agota en 6 o 7 meses

La celda de vertidos que está operativa en el Ecoparque Norte, en Salto del Negro, en la capital, está a un paso de colmatarse. Su vida útil expira en 6 o 7 meses, de ahí que el Cabildo se está dando prisa en tramitar los permisos pertinentes para que la concesionaria de estas instalaciones pueda abrir una nueva celda.

Con ese fin, el Consejo de Gobierno insular se reunirá esta mañana en sesión extraordinaria, poco antes del pleno previsto para hoy, para aprobar el expediente de «responsabilidad medioambiental por amenaza de inminente daño medioambiental en la isla por el agotamiento de la capacidad de vertido en el complejo ambiental de Salto del Negro»

El Cabildo ya tenía avanzado este trámite, pero cuando estaba a punto de recibir el preceptivo visto bueno del Gobierno, cambió la legislación, entro en vigor la Ley del Suelo y obligó a la coporación insular a empezar de cero y a someter este expediente a su propio órgano de evaluación ambiental. Saldado este trámite, explican desde el Cabildo, se remitió otra vez al Gobierno, pero pasan los meses y no ha dado aún permiso para las obras. Dado que el tiempo se agota, el consejo recurre ahora a un expediente por amenaza medioambiental para acelerar plazos. Se está a tiempo. La nueva subcelda, la 2.2, deberá estar lista en febrero o marzo de 2020 y tendrá una capacidad de 830.785 metros cúbicos, para 4,5 o 5 años de vida.

Los científicos advierten a la Humanidad sobre el cambio climático: será inevitable «un sufrimiento indescriptible»

Será inevitable «un sufrimiento humano indescriptible» si no hay cambios profundos y duraderos en actividades humanas que contribuyen al efecto invernadero y otros factores ligados al cambio climático.

Es la conclusión del artículo suscrito por una coalición mundial de 11.000 científicos de 153 países dirigida por William J. Ripple y Christopher Wolf, de la Universidad Estatal de Oregón, que se publica en la revista BioScience.

«A pesar de 40 años de negociaciones mundiales importantes, hemos seguido haciendo negocios como de costumbre y no hemos logrado abordar esta crisis –alerta Ripple, profesor de ecología en la Facultad de Silvicultura–. El cambio climático ha llegado y se está acelerando más rápido de lo que muchos científicos esperaban».

Estos profesionales declaran en su artículo una emergencia climática, presentan gráficos que muestran tendencias como signos vitales para medir el progreso y proporcionan un conjunto de acciones de mitigación efectivas.

Los científicos señalan seis áreas en las que la Humanidad debería tomar medidas inmediatas para frenar los efectos de un planeta en calentamiento.

En primer lugar sitúan la energía, donde consideran imprescindible implementar prácticas masivas de conservación; reemplazar los combustibles fósiles con energías renovables bajas en carbono; dejar las reservas restantes de combustibles fósiles en el suelo; eliminar los subsidios a las compañías de combustibles fósiles, e imponer tarifas de carbono que son lo suficientemente altas como para restringir el uso de combustibles fósiles.

En segundo lugar, abordan los contaminantes de corta duración, donde reclaman que se reduzcan rápidamente las emisiones de metano, hollín, hidrofluorocarbonos y otros contaminantes climáticos de corta duración; hacerlo tiene el potencial de reducir la tendencia al calentamiento a corto plazo en más del 50% en las próximas décadas.

La naturaleza figura en tercer lugar. Para ello, recomiendan restaurar y proteger ecosistemas como bosques, praderas, turberas, humedales y manglares, y permitir que una mayor parte de estos ecosistemas alcance su potencial ecológico para secuestrar dióxido de carbono atmosférico, un gas de efecto invernadero clave.

En cuarta posición, sitúan la comida, sobre la que ven necesario ingerir más vegetales y consumir menos productos animales para reducir significativamente las emisiones de metano y otros gases de efecto invernadero y liberar tierras agrícolas para el cultivo de alimentos humanos en lugar de alimentos para el ganado.

La reducción del desperdicio de alimentos también la consideran fundamental ya que recuerdan que al menos un tercio de todos los alimentos producidos terminan como basura.

El quinto ámbito sitúan a la economía, sobre la que recomiendan reconvertirla en una economía de carbono para abordar la dependencia humana de la biosfera y alejar los objetivos del crecimiento del producto interior bruto y la búsqueda de la riqueza. Así, aconsejan frenar la explotación de los ecosistemas para mantener la sostenibilidad de la biosfera a largo plazo.

Y finalmente abordan la población, donde ven clave estabilizar el número global de humanos, que aumenta en más de 200.000 personas por día. Para ellos recomiendan utilizar enfoques que garanticen la justicia social y económica.

Mayor preocupación, mayor conciencia


«Mitigar y adaptarse al cambio climático al tiempo que se honra la diversidad de los seres humanos implica grandes transformaciones en las formas en que nuestra sociedad global funciona e interactúa con los ecosistemas naturales«, señala el documento.

«Nos sentimos alentados por un reciente aumento en la preocupación. Los organismos gubernamentales están haciendo declaraciones de emergencia climática, los escolares están en huelga, las demandas por ecocidio se están llevando a cabo en los tribunales, los movimientos de ciudadanos de base demandan cambios, y muchos países, estados y provincias, ciudades y empresas están respondiendo. Como Alianza de Científicos del Mundo, estamos listos para ayudar a quienes toman las decisiones en una transición justa hacia un futuro sostenible y equitativo», aseguran.

Los gráficos de signos vitales del documento ilustran varios indicadores y factores clave del cambio climático en los últimos 40 años, desde que científicos de 50 naciones se reunieron en la Primera Conferencia Mundial sobre el Clima en Ginebra en 1979.

En las últimas décadas, muchas otras asambleas mundiales han acordado que la acción urgente es esencial, pero las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando rápidamente.

Otros signos ominosos de las actividades humanas incluyen aumentos sostenidos en la producción de carne per cápita, pérdida global de la cobertura arbórea y número de pasajeros de aerolíneas.

También señalan algunos signos alentadores, como la disminución de las tasas de natalidad mundiales y la pérdida de bosques desacelerada en la Amazonía brasileña, y el aumento de la energía eólica y solar, pero incluso esas medidas están teñidas de preocupación.

La disminución en las tasas de natalidad se ha desacelerado en los últimos 20 años, por ejemplo, y el ritmo de pérdida de la selva amazónica parece estar comenzando a aumentar nuevamente.

«La temperatura global de la superficie, el contenido de calor del océano, el clima extremo y sus costos, el nivel del mar, la acidez del océano y el área quemada en los Estados Unidos están aumentando -recuerda Ripple-. A nivel mundial, el hielo está desapareciendo rápidamente como lo demuestran las disminuciones en el hielo marino mínimo ártico en verano, las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida, y el grosor de los glaciares. Todos estos cambios rápidos resaltan la necesidad urgente de acción«, concluye.