Canarias refuerza su apuesta por las renovables y el empleo verde

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias ha presentado este viernes, 10 de junio, las principales líneas de actuación que se fijan en el borrador del Plan de Transición Energética de Canarias (PTECan) para que el Archipiélago alcance los objetivos de descarbonización marcados para 2030 y 2040, fecha fijada para que las islas se conviertan en un territorio 100% sostenible.

El consejero autonómico responsable del Área, José Antonio Valbuena, explicó que “a través de este instrumento detectamos los retos y oportunidades de desarrollo que las políticas verdes supondrán para Canarias en los próximos años, teniendo en cuenta el avance de las tecnologías renovables, los nuevos nichos de trabajo que se están generando en estos ámbitos y las previsiones que se contemplan para los próximos años, siempre alineados con el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima y priorizando el principio de eficiencia energética”.

En este sentido, Valbuena ha subrayado en primer lugar el papel predominante que otorga este documento a la lucha contra la pobreza energética y la protección de los consumidores de energía. “Los últimos datos registrados reflejan que Canarias se encuentra por encima de la media nacional en cuanto a pobreza energética escondida, una situación que no podemos obviar a la hora de planificar nuestro futuro en este sector”. Además, añadió que “se trata del plan energético más desarrollado de todo el panorama nacional”.

Para abordar esta situación, se definen en el PTECan una serie de medidas que desde las administraciones se deben activar, como la dotación presupuestaria para la rehabilitación energética de personas vulnerables; la puesta en marcha de líneas específicas para la promoción del autoconsumo fotovoltaico o la sustitución de termos eléctricos por otras opciones más eficientes; la construcción de viviendas de alquiler social con subvención para los gastos de suministro energético; etc. Además, se insta a las corporaciones locales a facilitar información de interés a la ciudadanía sobre lo que supone la pobreza energética, consejos de interés para reducir el consumo o las distintas ayudas puestas en marcha para apostar por otras alternativas como el autoconsumo. En este sentido, se apuesta por la creación de organismos específicos que asuman estas tareas, como puede ser el caso de una agencia de la energía municipal.

Por su parte, el viceconsejero regional de Transición Ecológica, Miguel Ángel Pérez, detalló que “este plan también hace referencia a otras iniciativas complementarias, como vedar la interrupción del suministro energético a consumidores vulnerables, luchar contra las prácticas abusivas de algunas comercializadoras con sus usuarios, defender la singularidad de Canarias y la aplicación de medidas extraordinarias para territorios insulares o avanzar en la puesta en marcha de manera masiva de fuentes renovables que permitan reducir la dependencia energética del exterior”.

Movilidad sostenible

La movilidad y el transporte ocupan un apartado importante del PTECan, tomando como referencia que este sector supone más del 65% del total del consumo de energía total de Canarias (incluyendo el ámbito terrestre, marítimo y aéreo). En base a esta realidad, el documento realiza una serie de previsiones a 2030, contando con la tendencia al alza de la compra de vehículos eléctricos y la implantación de alternativas de combustible para los medios de transporte restantes.

La previsión que se ajusta más a los objetivos del Gobierno de Canarias prevé que en el año 2030 el parque automovilístico eléctrico de las islas cuente con más de 260.000 vehículos eléctricos, reduciendo además la proporción de coches por habitante gracias a la electrificación y mejora del sistema del transporte público. Por otro lado, basa la movilidad del transporte pesado por carretera en el hidrógeno (más de 7.000 dispositivos de este tipo), el transporte marítimo en el amoníaco (reduciendo unas 6.700 toneladas de emisiones por año) y el transporte aéreo interinsular en el queroseno sintético, en base a los avances de investigación que se registren en este tipo de combustible.

Para hacer frente a la demanda eléctrica que conllevará este incremento de vehículos híbridos y eléctricos, el Gobierno de Canarias apuesta por un incremento notable de puntos de recarga con vistas a los años 2030 y 2040, basándose en la combinación de puntos de recarga lenta, semirrápida y rápida. El Plan plantea que este proceso de implantación se divida en cuatro fases, teniendo en cuenta singularidades de Canarias como que actualmente un 55% de su parque automovilístico no tiene acceso a garajes donde realizar la recarga correspondiente.

Creación de empleo verde

El avance de las renovables en Canarias y la tecnología asociada a estos sectores profesionales están propiciando nuevos nichos de negocio y empleo para las empresas de las islas. De hecho, el PTECan estima que en el año 2030 se alcance la cifra de casi 8.000 puestos de trabajo acumulados gracias al nuevo modelo energético proyectado por este Gobierno.

Este hito será posible gracias a la implementación de las tecnologías marinas (en especial la eólica off-shore), los logros que se alcancen en las energías geotérmicas, la divulgación formación e instalación de técnicas de autoconsumo o la consolidación del archipiélago como un laboratorio de tecnologías renovables innovadoras, teniendo en cuenta los factores favorables con los que cuenta todo el año.

Generación renovable

Las metas establecidas en el PTECan para el horizonte temporal del año 2030, en cuanto a la generación eléctrica proveniente de las fuentes renovables, se fija en 3.410 megavatios (MW). Este dato se divide en 1.606 MW de eólica, 430 MW de eólica off-shore, 759 MW de energía solar fotovoltaica en zonas antropizadas, 525 MW de autoconsumo fotovoltaico o 30 MW de geotérmica de alta entalpía, entre otras cifras.

Además, se establecen objetivos a nivel de almacenamiento, llegando a los 827 MWh a nivel de usuario, 162 MWh en redes y 3.320 MWh a través de almacenamiento a gran escala.

Las fuentes de origen renovable y la eficiencia energética también estarán presentes en otros ámbitos importantes como la futura gestión del agua y otros sectores como la agricultura, la industria o el turismo. “Este último sector ha mostrado siempre un importante compromiso con la sostenibilidad, incluso antes de que el debate del cambio climático adquiriese la relevancia de los últimos años, por eso quiero reconocer el camino que ya han recorrido en aspectos como la concienciación medioambiental, la economía circular, el autoconsumo, los productos de kilómetro cero o el ahorro en el consumo de agua”, apostilló Valbuena.

Opina

*